DENUNCIAS POR ROBO DE MEDICAMENTOS AUMENTAN 20% ENTRE 2014 Y 2015

50571256-pastillas-de-medicamentos-de-colores-sobre-fondo-azul-el-concepto-farmacéutica.jpg

La Tercera informó que entre 2014 y 2015, las notificaciones por robos que recibe el Instituto de Salud Pública (ISP), enviadas de manera voluntaria por las entidades afectadas por ilícitos, crecieron un 20%: de 434 a 521.

De acuerdo a las cifras entregadas vía Ley de Transparencia, los principales lugares en los que ocurren los atracos son en el transporte de los medicamentos (49%), las droguerías y farmacias (35,5%), a los representantes médicos (8,8%) y en la aduana (3,3%).

Analgésicos para dolores de cabeza y molestias musculares, resfríos y otras enfermedades; sicotrópicos, fármacos que actúan en el sistema nervioso central provocando cambios en el humor o estado de ánimo; ansiolíticos para la depresión y otros trastornos mentales, y pastillas para adelgazar están en la lista de lo que más se roba, además de productos cosméticos y de higiene, como jabones, champús, bálsamos y cremas.

Peligros para la salud

El riesgo de los hurtos radica principalmente en la arista sanitaria, ya que, por ejemplo, en el caso de los ansiolíticos, la mayoría se vende solo con receta médica, debido a que pueden provocar reacciones adversas en caso de tomarlo de forma libre y sin indicaciones. Por otra parte, son productos que deben mantenerse en condiciones correctas de almacenamiento, con protocolos específicos.

‘Estos remedios le hacen mal a la gente, que por ahorrar un poco de dinero los compra, y muchas veces están en mal estado, porque no han sido almacenados según las condiciones del registro. Son medicamentos peligrosos para la salud’, afirma Adrián Vega, presidente de la Cámara Nacional de Laboratorios.

Desde Farmacias Cruz Verde concuerdan: ‘Un producto robado pierde las condiciones básicas de seguridad sanitaria, que son necesarias para garantizar su efectividad y seguridad’. Además, añaden que ‘la gente que adquiere medicamentos de manera informal generalmente se automedica, sin tener claras las dosis e interacciones negativas entre medicamentos, labor del químico farmacéutico en las farmacias establecidas. En ambos casos, los resultados podrían ser fatales’.

En la misma línea, José Luis Cárdenas, presidente de la Asociación de Productores Locales de Medicamentos (Prolmed), explica que se habla de ‘medicamentos con receta retenida o receta cheque, es decir, que tienen un alto riesgo a la salud si se administran de forma inadecuada, lo cual sucede en estos casos’.

Asimismo, asegura que, actualmente, el robo y el expendio de estos productos ha aumentado debido a la facilidad que es reducirlos no sólo en ferias, sino que en portales de venta online: ‘Muchas veces estos se pueden adquirir por redes sociales, como Facebook, que no son las vías tradicionales o legales’.

VER PUBLICACIÓN DIGITAL

 
COMUNIDADGonzalo Caldera